viernes, 17 de julio de 2015

El Papa Francisco en mi Paraguay

Papa Francisco
¡El Papa Francisco estuvo en mi Paraguay!
Es imposible relatar esta vivencia sin emocionarse ante todos los momentos que tocaron el corazón de todos los paraguayos durante la visita del Papa Francisco, un Papa ante todo humano, sencillo, y que supo ganarse el corazón de todos. Lo queríamos y ahora que estuvo por aquí yo creo que ese cariño creció.
En el Bañado Norte una visita que él dijo esperaba con ansias
No pude asistir en persona a ninguno de los lugares donde estuvo el Papa. Lo más cerca que estuve de verlo fue el día que llegó, cuando se dirigía raudamente a la Nunciatura a descansar, después de haberse parado unos minutos frente a la Cárcel de Mujeres "El Buen Pastor" donde las mujeres privadas de su libertad lo esperaban con entusiasmo para cantarle. Ignoro si alguna aprovechó la ocasión para escaparse, pareciera que no, y supongo que todos estaban emocionados por esta visita tan especial y no quisieron perdérsela.
Quienes también pudieron verlo y escucharlo de cerca fueron mis sobrinos, quienes durante la visita papal estuvieron trabajando como Se
rvidores, formando un cordón humano por todos los lugares donde pasaba el Papa y asistiendo finalmente a la Costanera donde pudieron escuchar de su voz vivas enseñanzas que no solo van dirigidas a ellos, sino a todos y que motivan.
"Dejad que los niños vengan a mi" - Mateo 19,14, una frase que el Papa
recordó durante su estadía en el país, y los niños no necesitaron invitación
a él fueron...
Como digo, no pude asistir en persona a los lugares donde estuvo el Papa, seguí sí su estadía en mi país por la televisión, y de igual forma resulta imposible mantenerse indiferente a toda la carga emocional que su visita presentó. El Papa, una persona que se muestra humilde y cercana a todos, que no tiene problemas para tomar un mate con alguien que esperaba verlo en la nunciatura, o abrazar y bendecir niños, adultos mayores, y que nos habla a todos, sin discriminación alguna. Todos y cada uno de sus mensajes tienen un contenido de humildad y amor, un amor por sobre todas las cosas, inspirado en la entrega y el Amor del propio Jesús.. Me quedo corta de palabras, no puedo abarcar todo lo profundo de su mensaje pastoral. Un mensaje que, creo yo, no está dirigido sólo a los católicos sino a todos y les adjunto sólo uno de ellos, el que pronunciara en la Costanera, que por cierto no leyó, dejó de lado el discurso que tenía preparado para ese día, y le habló a los jóvenes de manera directa, refiriéndose a lo que dijeran previamente dos personas jóvenes que en esa oportunidad quienes compartieron con todos sus dolorosas historias de vida.



Antes de despedirme, sólo quiero agregar que, como todos o la mayoría de los paraguayos, me siento feliz de haber vivido este momento histórico, aun por los medios de comunicación. Es verdad, la gente esperaba muchos cambios con su visita, una especie de solución mágica, pero el propio Papa se ha encargado, con sus enseñanzas de padre bondadoso a señalarnos que el cambio debe venir de nosotros. Sería bueno poner en práctica sus directivas, quien sabe si así nuestro Paraguay se convierte en un país más fraterno y progresivo.
No puedo agregar mucho más, sólo desear que su visita se  repita pronto. Por cierto que las fotos que acompaño a esta publicación no son mías, salieron en los periódicos nacionales e internacionales, para ellos los créditos.
---- ¡Hagamos lio!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada